▷ Situación didáctica auténtica 🥇

▷ Situación didáctica auténtica 🥇

Generalmente los docentes conciben la situación didáctica como una de las etapas más importantes de la intervención docente; ya que de ella depende el éxito de una clase y el logro de competencias de los programas de estudio. Los profesores saben que tienen un impacto directo con los alumnos y deben prepararse para cultivar lo mejor de ellos; a fin de formar con un nuevo criterio educativo más ético e integral que nos lleve a tener una mejor sociedad.


Un proyecto didáctico se obtiene mediante el planteamiento de actividades auténticas; es decir, desafíos específicos elaborados y contextualizados por el docente, donde los alumnos ponen en marcha sus competencias; además, estas se proponen y desarrollan en escenarios simulados de la vida real; para que en caso de ser necesario, los estudiantes utilicen los saberes aprendidos y, al intentar resolverlos, se encuentren familiarizados con las problemáticas en la vida real y, de este modo, sepan darle una solución asertiva y favorable.


la Situación didáctica auténtica es una actividad, tarea o proyecto concreto que parte de los aprendizajes esperados de los programas de estudio, se diseña simulando el contexto en que cualquier persona podría encontrarse movilizando estos saberes en la colectividad, por lo que debe poseer información suficiente para procesarla y obtener los resultados deseados.


▷ Actividades auténticas 🥇

Las actividades auténticas deben ser alcanzables, razonables y formuladas tomando en consideración el contexto del centro escolar en que se desenvuelve la enseñanza, el diagnóstico de grupo y los recursos con los que se dispone; para de esta manera, situarlas con precisión y no generar en los alumnos conflictos cognitivos que lo lleven a no realizar la actividad, ocasionen abandono escolar, estrés, ansiedad y en casos extremos causar pensamientos suicidas por no poder resolverla, haber reprobado u obtener malas notas. 


Lo anterior, no quiere decir que las situaciones didácticas no sean complejas o que no impliquen reto; sino que se tenga especial cuidado en sus propuestas, porque estas deben producir efectos positivos e impulsar a los estudiantes hacia el logro de las progresiones de aprendizaje y los contenidos durante todo el trayecto escolar.



Las tareas auténticas deben abordar un verdadero reto académico donde los estudiantes tienen un rol protagónico, colaboran e investigan; de esta manera, dan respuestas a las problemáticas planteadas mediante la creación, valoración, investigación y diseño de productos que evidencian el logro de los objetivos de aprendizaje.


Durante la resolución de las actividades los alumnos suelen cometer errores y estos no deben ser mal vistos por los profesores; por el contrario, son oportunidades para ganarse la confianza de los alumnos e impulsarlos para continuar adelante. 



En las situaciones auténticas los docentes intervienen de manera directa; mediante la observación y retroalimentación de las acciones que realizan los estudiantes; o bien, los alumnos solicitan ayuda cuando lo requieran; ya que lo importante es que no pierdan el interés por intentar dar solución a las situaciones problemáticas que se emprenden desde la enseñanza.



Una de las principales tareas del maestro es conservar la motivación de los estudiantes y esta se da cuando los niños o jóvenes se dan cuenta de la utilidad de la materia, las experiencias que ofrecen las actividades y las oportunidades que tienen para lograr concluirlas con éxito.


La rúbrica es el instrumento de evaluación más eficaz, para valorar el desempeño de los alumnos en las propuestas didácticas auténticas; ya que sirve de guía de las actuaciones que llevará a cabo el estudiante y le proporciona de manera anticipada los criterios con los que será evaluado; asimismo, le aclara lo que se espera incluya su evidencia de trabajo. 



Una vez que el estudiante entregada su trabajo, es el docente quien valora el nivel de logro de cada uno (heteroevaluación) en base a la rúbrica proporcionada con anticipación, después le ofrece retroalimentación en la que demuestra los aspectos que realizó bien y en los que requiere mejorar; además de ofrecerle una ruta para perfeccionar su aprendizaje que pueden ser materiales y recursos que el docente facilita al alumno; propiciando que este reflexione y se haga cargo de su propio avance.



Una estrategia eficaz al plantear una actividad auténtica, es mostrar a los alumnos trabajos de otros compañeros que ya realizaron los ejercicios anteriormente y, esto les sirve de autoevaluación; ya que son ellos mismos los que se dan cuenta sobre qué hicieron bien, qué necesitan mejorar y lo que deben efectuar para enriquecer algunos aspectos de su trabajo.


Situaciones_didácticas_auténticas

Las situaciones didácticas auténticas proporcionan retroalimentación a los alumnos al desarrollarlas y pretender darles solución; al mismo tiempo, se evalúan a través de ejemplos e instrumentos de evaluación (rúbricas) y, a la par, el docente tiene la oportunidad de valorar si el desafío didáctico que planteó, alcanzó las expectativas de logro de las progresiones de aprendizaje de los programas normativos o es necesario mejorarla; con el propósito de perfeccionar la práctica docente paulatinamente. 


Ahora que conocer más sobre la situación didáctica auténtica, te invito a adaptar estos conceptos a tu práctica docente.


¡Saludos y éxito! 🚀


Publicar un comentario

0 Comentarios